T.N.G. RADIO

TU RADIO EN LA RED

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual

Background

El Último Starfighter

Escrito por el 28 de septiembre de 2014

El Último Starfighter

 

O “Starfighter, la aventura comienza”, como se la conoció en España, es una de esas joyitas de la ciencia-ficción de los 80 para toda la familia que se hacían antes. Una película divertida, entretenida y sin más pretensión que hacer pasar un buen rato al público al que iba dirigida. Pero vayamos por partes…

            “The Last Starfighter” es una película del año 1984 dirigida por Nick Castle, escrita por Jonathan R. Betuel e interpretada por Lance Guest, Robert Preston, Catherine Mary Stewart, Dan O’Herlihy y Norman Snow. El argumento de la película es muy básico, aunque muy imaginativo y original –cualidad de la que carece la industria cinematográfica hoy día-: Alex Rogan es un joven que vive con su madre y su hermano pequeño Louis en un parque de caravanas donde todos se conocen y se ayudan mutuamente –vamos, como en la serie “Con el culo al aire”-. Alex quiere marcar la diferencia, quiere ir a la universidad, salir del parque de caravanas con su novia y ser alguien en la vida, pero su sueño se trunca cuando le niegan el préstamo para poder ir a la universidad. Su principal pasatiempo consiste en jugar a un videojuego llamado Starfighter, en el que toma el papel de artillero de un caza espacial, para “defender la Frontera” combatiendo a “Xur y la Armada Ko-Dan”, evitando así que éstos conquisten la galaxia. Una noche, tras conseguir batir el record de la máquina –hecho que resulta en motivo de celebración para todo el camping-, su madre le informa de que no le han concedido el préstamo para ir a la universidad. Alex, enfadado, sale a tomar el aire cuando aparece un extraño coche desde el que sale una voz que le pregunta dónde puede encontrar a Alex Rogan. Éste contesta que es él a quien busca y el conductor le pide que suba al coche, no sin antes presentarse como Centauri, el creador del juego Starfighter. Mientras dan una vuelta, Centauri le explica a Alex que el juego lo creó para encontrar y reclutar pilotos que luchen en el conflicto que muestra el videojuego, el cual resulta ser real, tras lo que despegan hacia Rylos, dejando atrás un androide llamado Beta para ocupar el sitio de Alex en el camping.

Una vez llegan a Rylos, Alex comprueba que todo lo que le ha contado Centauri es cierto. Allí conoce a Grig, un extraterrestre piloto y mecánico de cazas, le proporcionan un uniforme de piloto y asiste a un discurso del líder de Rylos, el Embajador Enduran, que es interrumpido por una transmisión holográfica de Xur –que resulta ser hijo del embajador y un traidor a su especie- en la que mata a un espía infiltrado y asegura que invadirán Rylos cuando se complete el eclipse de la luna del planeta. Tras ver todo esto, un Alex bastante asustado le pide a Centauri que lo vuelva a llevar a la Tierra, a lo que éste acepta a regañadientes. Una vez allí, Centauri le entrega un aparato comunicador a Alex por si cambia de opinión. Cuando Alex llega al camping, se encuentra con una novia enfadada por el comportamiento de Beta en su ausencia y, tras hablar con él del tema, utiliza el comunicador para llamar a Centauri con el fin de que se lleve de allí al androide y poder retomar su vida. En ese momento, aparece un mercenario alienígena enviado por Xur para matar a Alex, el cual es detenido por la oportuna aparición de Beta y Centauri. Éste resulta herido de gravedad en la refriega, pero consigue llevar a Alex de vuelta a Rylos, dónde parece morir. Allí, Alex se encuentra con que han atacado la base de los Starfighters, dando como resultado la destrucción de todos los cazas menos uno, un modelo más avanzado en el que estaba trabajando Grig en otro hangar. Al ver toda esa destrucción, Alex decide combatir en el conflicto, pues es el último de los Starfighter. Tras un pequeño período de pruebas a los mandos del caza, Grig y Alex se dirigen a combatir la armada Ko-Dan, la cual está a punto de atravesar las defensas de la Frontera. Una vez la armada consigue atravesar la barrera, Alex y Grig se sitúan tras ellos para atacarlos por sorpresa, consiguiendo así eliminar los cazas enemigos utilizando el arma secreta del caza modificado por Grig, la Flor de Muerte. La nave comandante de la armada Ko-Dan también resulta destruida, no sin que antes Xur consiga huir antes de que esta explote.

Tras la victoria, el embajador Enduran le pide a Alex que se quede para adiestrar a los nuevos pilotos Starfighter, a lo que él acepta, no sin antes solicitar permiso para volver a la Tierra a despedirse de su familia y pedirle a Maggie, su novia, que vaya con él. Una vez Grig les explica a los vecinos del camping lo ocurrido y Maggie acepta irse con Alex con la bendición de su abuela, éstos parten rumbo a Rylos, mientras Louis comienza una partida en el juego para comenzar su entrenamiento como Starfighter.

Como podéis ver, el argumento de la película es simple pero efectivo, combinando ciencia-ficción, golpes de humor para toda la familia y una historia de amor para contentar a todos los públicos. El toque de originalidad reside en el uso de un videojuego –tan de moda en aquellos años 80- como medio de reclutar a los que serán futuros pilotos de caza en una guerra espacial. La principal influencia en una cinta de estas características es bastante clara, dado el año en que se realizó: la trilogía original de “La Guerra de las Galaxias”, que había estrenado su capítulo final sólo un año antes con “El Retorno del Jedi”. Mucha de esa influencia puede verse en la forma de rodar las batallas espaciales, que no en los efectos especiales utilizados, puesto que nos encontramos con una de las pioneras, junto con “Tron” (1982), en el uso de efectos especiales realizados por ordenador para mostrar estas batallas. El uso de maquetas y efectos visuales prácticos se limitaron a momentos concretos como la transformación de la unidad Beta en Alex, o el coche futurista de Centauri, el cual recuerda poderosamente al Delorean que Marty McFly conduciría en “Regreso al Futuro” el año siguiente. Los efectos especiales generados por ordenador se hicieron en la compañía Digital Productions con un superordenador Cray X-MP, lo más de lo más en la época, puesto que fue el ordenador más rápido entre los años 83 y 85.

No sólo en su temática podemos rastrear la influencia de “La Guerra de las Galaxias” en “El Último Starfighter”, puesto que no hay más que escuchar su banda sonora para disfrutar de esas fanfarrias que tan de moda puso John Williams en la década anterior. La música de la película fue realizada por otro grande de los 80, Craig Safan, compositor de, entre otras bandas sonoras: “Lecciones Inolvidables” (Stand & Deliver, 1988), “Pesadilla en Elm Street 4” (A Nightmare on Elm Street 4: The Dream Master, 1988), la serie “Cheers” o la que para mí es la que le hace merecedor de un puesto importante entre los grandes compositores de los 80, “Remo, desarmado y peligroso” (Remo Williams: The Adventure Begins), película de la que ya hablaremos en otro momento.

El reparto lo forman Lance Guest como Alex Rogan, al que también podemos ver en películas como Halloween II o Tiburón IV; Dan O’Herlihy como Grig, al que principalmente todos recordamos por su papel de presidente de la OCP en la saga de Robocop; Catherine Mary Stewart como Maggie, a la que quizá recordemos principalmente por sus apariciones en series como “El Coche Fantástico” u “Hotel”; Robert Preston como Centauri, actor muy conocido sobre todo por su papel en “Victor o Victoria”; Norman Snow como Xur, el cual también participó en la serie de TV Star Trek: La Nueva Generación interpretando el papel de Torin, un monje klingon, y Barbara Bosson como Jane, la madre de Alex, a la que todos conocemos principalmente por su papel de ex-esposa del Capitán Furillo en “Canción Triste de Hill Street”, aunque también ha aparecido en series como Star Trek: Espacio Profundo Nueve y Lois & Clark.

La película fue un éxito en su momento y dio lugar a varios proyectos relacionados con la misma, de los cuales algunos vieron la luz y otros no. Entre ellos podemos encontrar poco después de su estreno una novelización de la película escrita por Alan Dean Foster, una adaptación al comic realizada por Bill Mantlo, Bret Blevins y Tony Salmons para Marvel en el número 31 de la colección Marvel Super Special e incluso una adaptación en forma de musical en el año 2004. Entre aquellos proyectos que no llegaron a ver la luz nos encontramos un videojuego para salones recreativos, que incluso llega a anunciarse en los créditos finales de la película, pero que no vió la luz debido a su elevado coste de producción, y versiones jugables para el Atari 2600, el Atari 5200 y el Atari de 8 bits, que fueron desarrolladas pero puestas a la venta con otros nombres como Star Raiders II o Solaris. En 1990 apareció un juego para la NES con el mismo título que la película, pero era en realidad una conversión del juego Uridium para el Commodore 64.  El último proyecto relacionado con la película que podemos encontrar fue el anuncio de una secuela por parte de GPA Entertainment en el año 2008, de la cual se anunció su anulación en la fase de pre-producción dos meses después, y desde entonces nada más se supo. Secuela que, por otra parte, tendría mucho sentido puesto que Xur escapa de la muerte y el Imperio Ko-Dan no ha sido derrotado del todo.

En resumen, “El Último Starfighter” es una película totalmente recomendable para todo tipo de público, en especial aquellos que crecimos con este tipo de cine durante la década de los 80, aunque sea menos conocida que otras consideradas de culto con el paso de los años. Echadle un vistazo, os gustará.


Opiniones

Deja un comentario